Gestión activa de carga

Optimización del flujo de efectivo neto

Como ejemplo se seleccionó un parque eólico con 6 plantas y un rendimiento de planta de 2 MW cada una. En el escenario de base, se parte de un parque eólico con veinte años de funcionamiento que cuenta con un contrato de mantenimiento completo de quince años y que no tiene ninguna avería. Sin embargo, la experiencia demuestra que es muy raro que las plantas no tengan ninguna avería y que, sobre todo una vez terminado el contrato de mantenimiento, solo se realizan los trabajos de mantenimiento prescritos. A este coste hay que añadirle el de las posibles averías en la planta.

Diagrama: En las figuras ve tres colores diferentes. La superficie representada en gris se corresponde con el solapamiento del escenario de base estático y el escenario de referencia seleccionado. El flujo de efectivo del escenario de base se representa con el color rojo y, por lo tanto, la superficie correspondiente estará visible cuando el escenario de base sea superior al escenario de referencia seleccionado. Siempre y cuando el flujo de efectivo neto en el escenario de referencia sea superior al del escenario de base, se representa con el color turquesa.

Decidirse por una gestión activa de la carga (AL) puede garantizar un servicio de la planta eficiente incluso una vez vencido el contrato de mantenimiento completo y un funcionamiento durante 5 años más. A pesar de que el uso de la gestión activa de carga va acompañado de una reducción del rendimiento, puede aumentar la rentabilidad total del proyecto. El diferentes escenarios puede seleccionar diferentes tiempos de funcionamiento, reducciones de ingresos mediante la gestión activa de la carga y averías que se supone que aparecieron 2 años después de que terminara el mantenimiento total en el año 17 y ver cómo se reducen claramente los ingresos y, con ello, el flujo de efectivo en la situación proyectada.

También puede seleccionar escenarios en los cuales se parte de un servicio durante los 5 próximos años, así como entre una o más averías en los rodamientos de las palas o en los engranajes. Dependiendo del escenario, en algunos años el flujo de efectivo neto se puede reducir o incluso llegar a ser negativo, pero puede que al final de la vida útil el flujo de efectivo neto total haya aumentado. En caso de que el mantenimiento total se mantenga hasta el año 21 y no se planee continuar el funcionamiento cinco años más, las posibles averías no repercutirán en la rentabilidad. En caso de que aparezcan si continúa el funcionamiento (a partir de año 22), no se repararán y la planta se retirará de la producción.

Los diferentes escenarios dejan claro que la gestión activa de carga, las averías en los componentes, así como el servicio durante 5 años más, pueden tener grandes repercusiones en el flujo de efectivo neto a largo plazo. Además del efecto de la gestión activa de carga en el flujo de efectivo neto, bizz energy Research analizó también los efectos de la desalineación de la góndola y de las averías en los rodamientos de las palas. En nuestra página web tenemos también un ejemplo ilustrativo con diferentes escenarios para este aspecto decisivo de optimización de su parque eólico: Desalineación de la góndola. El ejemplo seleccionado para esta herramienta de estudio comparativo está basado en un parque real. Si está interesado en que desarrollemos un escenario para su propio parque, póngase en contacto con nosotros y le haremos una oferta individualizada.

Puede contactar con nosotros en el e-mail research@bizz-energy.com o por teléfono +49 40 22 65 923 90.